Desde su debut en 1976, el Volkswagen Golf GTI instauró la denominación de hot hatch, gracias a su deportividad, tanto en estilo como en desempeño.

Pero además de ser todo un símbolo, esta versión del Golf ha sido sumamente popular en términos de ventas, lo anterior se debe al equilibrio de rendimiento y asequibilidad.

Volkswagen Golf GTI W12-650: un Frankestein con el motor 12 cilindros del Bentley Continental GT

Como parte de su historia, el Golf GTI ha visto pasar una serie de versiones, ediciones especiales e incluso conceptos, muchos de los cuales se han convertido en memorables.

Un GTI de carreras

Uno de los GTI que es sumamente apreciado es el Golf GTI W12-650 que se presentó en 2007 cuando los diseñadores de Volkswagen necesitaban un prototipo espectacular para debutar en Wörthersee, el festival respaldado por VW que reúne a miles fanáticos de la marca alemana a lo largo del lago Worthersee en Austria.

Volkswagen Golf GTI W12-650: un Frankestein con el motor 12 cilindros del Bentley Continental GT

Dos meses antes del Worthersee de 2007, los diseñadores de Volkswagen comenzaron a trabajar en un concepto que combinaría elementos de todo Volkswagen Group.

Para que esto sucediera, el equipo comenzó con la carrocería simple del GTI Mk5 y mantuvo las puertas, el cofre y las luces del auto de producción original. Luego, incorporaron el motor del Bentley Continental GT: un W12 biturbo de 641 hp.

Volkswagen Golf GTI W12-650: un Frankestein con el motor 12 cilindros del Bentley Continental GT

De todo un poco 

Debido a que el 12 cilindros no cabía físicamente en la parte delantera, los ingenieros colocaron el motor justo detrás del conductor, creando un GTI de motor central.

Para compensar toda esa potencia, el concepto tomó el eje trasero y los frenos de un Lamborghini Gallardo, los frenos delanteros de un Audi RS 4 y la caja de cambios de un Volkswagen Phaeton.

Volkswagen Golf GTI W12-650: un Frankestein con el motor 12 cilindros del Bentley Continental GT

Todo este arsenal permitía que el este concepto acelerara de 0 a 100 km/h en menos de cuatro segundos y alcanzó una velocidad máxima en pista de 323 km/h.

Asimismo, la carrocería del Golf GTI W12-650 aumentó 16 centímetros a lo ancho, la suspensión se redujo más de 7 centímetros y obtuvo neumáticos más amplios -12 pulgadas de ancho en la parte trasera y nueve pulgadas en la parte delantera-.

Volkswagen Golf GTI W12-650: un Frankestein con el motor 12 cilindros del Bentley Continental GT

Además de todo lo anterior, este Golf recibió mejoras en el chasis, ventanas traseras remodeladas, una fascia trasera futurista y una sección de entrada de aire expandida en la parte delantera.

Como parte de la transformación de este GTI extremo, el interior logró un ambiente de auto de carreras, por medio los asientos, los interruptores, la ausencia de revestimientos en las puertas y el extintor de incendios.

Volkswagen Golf GTI W12-650: un Frankestein con el motor 12 cilindros del Bentley Continental GT

Todo lo anterior permitió que el Golf GTI W12-650 se asemejara lo más posible a un auto de carreras.