El Salón de Shanghái 2021 nos ha dejado muchas cosas interesantes para analizar, y una de ellas es que muchos fabricantes siguen en un proceso de búsqueda, de experimentación y de apuesta. Uno de esos es Great Wall, la marca de la Gran Muralla que decidió estrenar en el autoshow chino una nueva marca: Tank.

Vamos un poco hacia atrás. Great Wall nació hace un par de décadas enfocándose en pickups y SUV, siendo el Haval H6 el más vendido en China año tras año. Esto hizo que hace una década, un poco menos, Great Wall convirtiera a Haval en una marca independiente especializada en SUV, dejando a Great Wall enfocado en camionetas de trabajo.

Pasaron los años y nacieron dos nuevas marcas en el grupo: WEY aparece como marca de alta gama con énfasis en nuvas tecnologías, mientras que ORA es marca exclusivamente eléctrica y apuntando a un segmento más joven. Hasta ahí todo claro.

Tank se convierte en la Hummer de Great Wall

Del Tank 300 a la marca Tank

A mediados de 2020, WEY estrenó un nuevo modelo denominado Tank 300, un todoterreno de diseño robusto que apuntaba a captar clientes del segmento 4×4 más rudo.

Lo más importante del Tank 300 es su plataforma, la denominada Tank, y que también será la base de futuros modelos de Great Wall. Es monocasco, ofrece un sistema de tracción con bloqueo de diferencial delantero, central y trasero, suspensión adaptativa y muchas capacidades off-road. Y lo más importante, además de motores de combustión, permite sistemas electrificados.

Tank se convierte en la Hummer de Great Wall

WEY Tank 300.

Pasaron los meses y se esperaban más modelos Tank, los que llegaron en masa en este Salón de Shanghái, con el pequeño detalle que ya no pertenecen a la marca WEY, sino a la nueva marca Tank. Sí, Great Wall ya cuenta con su quinta marca independiente.

Según indicaron los ejecutivos, será una marca enfocada en todoterrenos capaces y lujosos, ya sean SUV o crossovers, con una orientación especial hacia el mundo de la aventura.

Tank estrenó el Cyber Tank 300, una versión evolucionada del modelo más rudo lanzado en 2020, con una estética más futurista, un interior exagerado y las mismas opciones mecánicas del Tank 300: motor 2.0 Turbo con 227 Hp y 285 libras-pie de torque, asociado a una caja automática de ocho velocidades y sistema 4WD con bloqueo de diferencial delantero, central y trasero.

Tank se convierte en la Hummer de Great Wall

Tank Cyber Tank 300.

Sin embargo, los modelos más relevantes son el Tank 700 y el monstruoso Tank 800, que mirándolo desde lejos perfectamente puede confundirse con un Rolls-Royce CullinanVamos de a uno.

El Tank 700

Al igual que el Tank 300, este modelo es un 4×4 real, con un formato cuadriforme y líneas muy angulosas que lo posiciona directamente en un segmento que va en alza.

Utiliza la plataforma Tank, por lo que podemos encontrar los mismos atributos que destacan en el Tank 300: suspensión independiente, caja de transferencia de doble marcha, diferenciales delantero, central y trasero, y opción de amortiguadores de aire.

Tank se convierte en la Hummer de Great Wall

Tank 700.

El diseño nos recuerda vagamente a modelos como el Jeep Wrangler y el Mercedes Clase G. El frontal muestra una cara nueva, con defensas en forma de X, parrilla horizontal, faros cuadriformes, y una línea de cintura alta.

A diferencia del exterior aventurero, el interior luce muy lujoso, al punto que muchos medios lo han comparado con Bentley y Rolls-Royce (asumimos que en forma exagerada, claro). Cuenta con cuatro asientos independientes, pantallas, y mucha tecnología a la vista.

Tank se convierte en la Hummer de Great Wall

Mecánicamente, el Tank 700 monta el nuevo motor V6 3.0 turbo del Grupo Great Wall, que genera 354 Hp y 369 lb-pie de par, asociado a una caja automática de 9 cambios y el sistema de tracción total. Según informa la marca, este modelo podrá equipar el sistema híbrido denominado P2, un motor de asistencia instalado en la transmisión que elega la entrega a 517 Hp y 553 lb-pie de torque.

El Tank 800

Con el Tank 800, la marca apunta a conquistar la gama muy alta de los SUV 4×4, aunque su diseño raye en el absurdo. Apostaría a que los diseñadores se encontraron con que debía lanzar un auto muy rápido, y optaron por «inspirarse» directamente en dos de sus supuestos rivales: el Rolls-Royce Cullinan y el Bentley Bentayga.

Tank se convierte en la Hummer de Great Wall

Tank 800.

Luce pintura bicolor, cuyos colores se replican en el habitáculo. Cuenta con una enorme parrilla frontal, grandes grupos ópticos y líneas en general marcadas en el capó, laterales, pasos de rueda y zaga. Es un SUV de gran tamaño y formato cuadriforme, que apela más a la elegancia y el confort que a la robustez de un 4×4. 

En el interior es todo opulencia, quizás exagereda, aunque al cliente chino le gustan los autos así. Tiene materiales de alta calidad, como madera, cuero, cristal y terciopelo, que combinan los tonos púrpura, crema y dorado, a todo con el exterior. Cuenta con un revestimiento de techo estrellado, asientos ejecutivos en la parte trasera, y diferentes pantallas.

Tank se convierte en la Hummer de Great Wall

Mecánicamente utiliza el sistema híbrido que describimos para el Tank 700, compuesto por el V6 3.0 turbo y el motor eléctrico en la transmisión de 9 marchas, para robustos 517 Hp y 553 lb-pie de torque, enviados a las cuatro ruedas de manera permanente. Incluye suspensión adaptativa y una multiplicidad de asistencias a la conducción, que según la marca, le permiten ofrecer una conducción autónoma nivel 3.

Con este tipo de productos, es poco probable que veamos a Tank en México, pero al menos quisiéramos ver al Tank 300 que nos parece una buena alternativa a modelos 4×4 como el Ford Bronco.