La última vez que Subaru presentó un WRX Station Wagon fue para la segunda generación del Impreza. Claro que en lenguaje Subaru, se le denominó «Sports Wagon» (con S final), por su tamaño compacto. Las diferencias con el modelo sedán estaban dadas por que no contaba con las salpicaderas ensanchadas, lo que significó que muchos entusiastas desarmaran sedanes para poder incorporarles estas piezas. Y como existió un WRX Sports Wagon, también existió un WRX STI Sports Wagon, aunque de corta vida. 

Para la tercera generación, el modelo con portón pasó a ser un hatchback y el formato desapareció. Luego, Subaru lanzó al Levorg en algunos mercados, tratando de capturar el espíritu deportivo del antiguo Impreza Wagon.

Subaru Levorg se transforma en el nuevo WRX Sports Wagon 2022

Subaru Impreza WRX Sports Wagon de 2001

Si eres observador y has seguido el desarrollo del nuevo Subaru WRX, de seguro has notado las similitudes con el Levorg de segunda generación. Esto es porque técnicamente el WRX 2022 es un Levorg sedán. Y por lo mismo, en países donde el WRX goza de una gran popularidad como es Australia y Nueva Zelanda, Subaru también ha decidido lanzar al Levorg con el nombre de WRX; con el apellido Sportswagon (todo junto) para Australia y con el apellido GT-B (como en la Legacy GT-B) para Nueva Zelanda.

Subaru no ha cambiado la configuración del Levorg con respecto al WRX y ambos llevarán el motor FA24F, con inyección directa y turbocompresión, suficientes para lograr 271 Hp y 258 lb-pie de torque. Sin embargo, este favor al parecer no le saldrá gratuito a estos países, puesto que el WRX Sports Wagon solo portará una transmisión CVT, la cual tiene una configuración deportiva (no es la CVT de otros Subaru), pero es una CVT al fin y al cabo.

Subaru Levorg se transforma en el nuevo WRX Sports Wagon 2022

Así que, para resumir, el WRX Sportswagon será una alternativa más «formal» al WRX sedán, más pensado para la familia y con un look más elegante, pero con la misma potencia del sedán. De seguro esto suscitará a futuro muchas modificaciones, considerando la intercambiabilidad de piezas, algo que no se ha perdido en ninguna generación del WRX.

¿Llegará a América? Soñar no cuesta nada, pero hay que ser realistas… no.