En marzo de 2016, Aston Martin ingresó al mundo de la Fórmula 1 de la mano de Red Bull Racing, con el objetivo de lograr una asociación con fines de marketing.

Aunque esta alianza pronto se hizo más profunda, ya que ambos trabajaron juntos a nivel técnico, desarrollando conjuntamente el Aston Martin Valkyrie, que fue co-creado por Adrian Newey, el director técnico del Red Bull Racing.

En septiembre de 2017, la colaboración entre Red Bull Racing y Aston Martin se hizo aún más fuerte cuando el equipo con sede en Milton Keynes pasó a llamarse Aston Martin Red Bull Racing.

Red Bull Racing está contemplando crear su propio hypercar

Posterior a ello se anunció la construcción de un centro de rendimiento avanzado en la sede de Red Bull Racing, que crearía 110 nuevos puestos de trabajo, y los empleados se encargarían del desarrollo de super autos.

Sin embargo, este ambicioso plan al momento que el empresario canadiense Lawrence Stroll compró la participación mayoritaria de Aston Martin. Y como dueño del equipo Racing Point, hizo que la relación con Red Bull terminara.

A pesar de ello, Christian Horner, jefe de Red Bull Racing, ha dicho que eso no significa que no se desarrolle un automóvil de pasajeros de Red Bull.

Red Bull Racing está contemplando crear su propio hypercar

Y es que, con el desarrollo en conjunto del Valkyrie, Horner comenta que aprendió mucho sobre la construcción de un automóvil de carretera, por lo que sería una pena no hacer nada más con la experiencia adquirida.

Dicho lo anterior, Horner insinúa que Red Bull Racing está pensando en lanzar un hypercar de en el futuro. No obstante, es demasiado pronto para saber si volverá a trabajar con un fabricante de automóviles existente o si el desarrollo será algo completamente independiente.