México es un país que sufre especialmente por los fenómenos meteorológicos y no sólo en sus zonas costeras, sino, en realidad, gran parte de nuestro territorio se ve afectado por las lluvias y huracanes, que vale decir, cada año superan su intensidad a causa del cambio climático.

A ello, habría que sumarle que lo destrozos se intensifican gracias a la sumatoria de factores como ausencia de áreas verdes, acumulación de basura, falta de prevención, así como una infraestructura cada vez más superada, etc

Con ello, cada vez es más común que las urbes, se queden debajo del agua e incluso algunas calles se convierten en ríos o incluso lagos que dejan todo bajo el agua y eso incluye por supuesto, a nuestros queridos automóviles, los cuáles, tras sufrir una catástrofe así, podrían presentar algunas fallas mecánica o incluso ser declarados pérdida total.

¿Qué le pasa a mi auto si se inunda?

Conozcamos como las inundaciones afectan a tu automóvil:  

  • Si el agua alcanzó una altura considerable (a la mitad del vehículo), es importante que no intentes prender el auto, ya que es casi seguro que tengas daños en las bielas y por ende, el motor podría desvielarse. Lo mejor acudir con un mecánico para que pueda secarlo por completo y retirar toda la suciedad.
  • En algunos autos con varios años en el mercado, es probable que la transmisión también se vea afectada, ya que el agua podría haberse introducido a través de respiraderos. Lo mejor es tomarse su tiempo para también desmontarla y revisarla.
  • Ya que hablamos de óxido, este compuesto químico terminará por dañar las conexiones eléctricas, y por ende tu auto presentará problemas electrónicos. La computadora, alternador y los distintos sistemas eléctricos podrían colapsar.
  • Debido al proceso de galvanización de las carrocerías, es difícil que los autos modernos presenten problemas con la corrosión, pero no hay que confiarse, ya que algunos elementos interiores como tuercas o pernos podría verse dañados por la humedad.
  • El agua, de por sí contaminada, podría dañar, aún más, las propiedades naturales de los líquidos del vehículo como el aceite o anticongelante, así que habrá que cambiarlos por completo
  • En general los ductos del sistema de refrigeramiento y aire acondicionado del vehículo también podrían haber sufrido filtraciones de agua.
  • No te olvides que la humedad podría terminar por podrir las tapicerías y alfombras del vehículo.