Una de las denominaciones más icónicas de la octogenaria historia de Jeep es “Cherokee”. Utilizada por la marca desde hace casi medio siglo (1974), hoy se mantiene en los modelos Grand Cherokee y Cherokee, “caballitos de batalla” de la firma gracias a que están entre los tres vehículos más vendidos del mercado de Estados Unidos (1º y 3º, respectivamente), y cuyas ventas suponen más del 40% de las totales de Jeep en 2020.

La palabra “Cherokee” proviene de una tribu indígena del país norteamericano, que se denomina de esa manera y que, como te imaginarás, nunca recibió ni un centavo de la automotriz. Por lo tanto, recientemente la población originaria decidió reclamar por el uso que hizo y sigue haciendo Jeep de su nombre durante más de 45 años, exigiéndole que lo retire de su producción.

¿Por qué el reclamo sucede ahora y no durante los casi 50 años que Jeep explotó el nombre? “Estamos en un momento en EE.UU. donde es hora que las corporaciones y asociaciones deportivas retiren el uso de nombres, imágenes y mascotas de nativos de este país, tanto de sus camisetas como de sus productos”, comentó a Car and Driver, Chuck Hoskin Jr., máximo representante de la población Cherokee. Veamos a qué se refiere.

El contexto

¿Por qué Jeep podría eliminar los emblemas Cherokee y Grand Cherokee?

Los movimientos políticos, sociales y culturales generados en las décadas recientes, y que en 2020 alcanzaron su pico en Estados Unidos con el movimiento “Black Lives Matter” generó un contexto en el que los Cherokee ven con buenos ojos ejercer su derecho de identidad y reclamarle a Jeep por el uso del nombre de su población sin permiso alguno.

La situación planteada por la tribu originaria no resulta novedosa dentro de Estados Unidos, puesto que el año pasado el equipo de fútbol americano Washington Redskins debió cambiar su histórico logo (un indígena de perfil) y su nombre a Washington Football Club por contar con una denominación considerada como un insulto racial (“redskins”, término utilizado para llamar peyorativamente a los indígenas). Algo similar sucedió con el equipo de béisbol Cleveland Indians, que ahora se llama simplemente Cleveland.

La postura de Jeep

Jeep Grand Cherokee L 2021, alma de Alfa

El principal problema que atraviesa la compañía de Stellantis es que “Cherokee” cuenta con una carga histórica muy importante, especialmente por el sentido de pertenencia generado hacia sus clientes desde hace casi 50 años. Además, no nos olvidemos que hace menos de dos meses la marca presentó la quinta generación del Grand Cherokee, por lo que está lejos de querer sacarla de circulación.

Por lo pronto, en un comunicado Jeep señaló que “los nombres de nuestros vehículos fueron cuidadosamente elegidos y nutridos a lo largo de los años para honrar y celebrar a los nativos americanos por su nobleza, destreza y orgullo”. De todas maneras, desde la firma se mostraron “más que nunca, comprometidos a dialogar abiertamente y de forma respetuosa con el jefe de los Cherokee, el señor Hoskin”, evitando así una postura más bien desafiante o con intenciones de no tener en cuenta el reclamo del pueblo indígena.

El avance de los reclamos por la igualdad de derechos en el mundo ha provocado varios cambios en todas las sociedades. ¿Será el turno de Jeep? ¿Crees que debería cambiar el nombre de sus SUV? ¿Podrá mantener la denominación “Cherokee”? ¡Comparte tu opinión en los comentarios!