Aunque se lea extraño, el olor a nuevo de un automóvil resulta ser ofensivo para los pasajeros por el alto nivel de sustancias toxicas que contiene.

De acuerdo con un estudio realizado por la Universidad de California, los viajes de más de 20 minutos ponen en riego a las personas, ya que algunos de los olores que hay en un vehículo nuevo no son buenos para la salud humana.

Ese olor peculiar “a nuevo” de un automóvil que tanto atrae a la gente, es una mezcla de aromas de plásticos, textiles, cuero, pegamentos, entre otros, que se emplean para la creación del interior.

Desgraciadamente, algunos de los materiales contienen algunos productos químicos que pueden filtrarse lentamente en el aire (el término técnico es «gas de escape»).

  • ¿Cómo descontaminar el aire en el interior de los autos?

En la investigación de la Universidad de California, quedó demostrado que los olores emitidos por más de 200 químicos y metales pesados ​​utilizados para fabricar automóviles los interiores son insalubres, incluso algunos son altamente tóxicos y posiblemente cancerígenos.

Concretamente, el problema se encuentra en los compuestos orgánicos volátiles, en especial en compuestos como acetaldehído, acroleína, benceno, etilbenceno, formaldehído, estireno, tolueno y xileno.

En el caso del aroma del benceno y formaldehído, empleados para la creación de fibras sintéticas y plásticos de los automóviles provocan reacciones alérgicas; como irritación ocular, mareos, estornudos, dificultad para respirar, dolor de cabeza y náuseas, entre otros.

¿Por qué el "olor a nuevo" de un automóvil es malo para la salud?

Asimismo, la intensidad de los síntomas se ve afectada por la concentración de partículas en el aire, las cuales están asociadas con la exposición de los autos nuevos a altas temperaturas y al sol.

De esta forma, ambos químicos pueden exceder los niveles seguros establecidos por las autoridades de California después de solo 20 minutos de exposición, y los pasajeros tienen un 10 por ciento más de probabilidades de desarrollar algún tipo de cáncer.

En lo que existe una regulación sobre el uso de estos químicos en la fabricación de automóviles, lo mejor es que al viajar en un vehículo nuevo exista ventilación manteniendo las ventanas abiertas durante sus viajes si esto es posible. Al menos con algo de flujo de aire, estaría diluyendo la concentración de “olor a nuevo” dentro del automóvil.