En el momento que vivimos, comprar un auto nos hace tomar en consideración muchas cosas y si vivimos en México, que sea de los menos robados es un punto cada vez más importante, no solo por la pérdida económica que esto puede representar – que puede ser mayor en estos días como nunca antes, ya les mostraré- pero por el riesgo de que el robo sea con violencia, lo que pone en grave riesgo nuestra integridad o la de nuestra familia. De la misma manera ya es básico saber dónde y cuándo circular, porque ya no es suficiente solo viajar por autopista para estar más seguro.

La AMIS, Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros, difunde con regularidad el listado de los vehículos más robados. Esa lista casi invariablemente coincide con los más vendidos y en ella encontrarás Versa, Jetta, NP 300, Rio, Mazda 3, en fin, la relación completa está en el sitio de la AMIS. El otro listado difundido por la asociación es el de robo con violencia y en febrero pasado se dio a conocer, con la Kia Sportage en primer lugar, seguida por Mazda CX-5, Toyota Hilux, Seat Ibiza y Kia Rio. El robo con violencia se da, en la mayoría de los casos, con la intención de obtener no solo el vehículo sino también su llave o, peor aún a secuestrar las víctimas.

Carreteras peligrosas

La Guardia Nacional muestra que la carretera 150D, entre Puebla y Córdoba, Veracruz, es la que más denuncias de asaltos ha mostrado. Le siguen Uruapan-Lázaro Cárdenas; luego Reynosa-Matamoros. Otras con elevada frecuencia de asaltos son el libramiento Norte de la Ciudad de México; la México-Querétaro; Reyes-Zacatepec; México-Cuernavaca; México-Puebla y Pátzcuaro-Uruapan. Si vas de la Ciudad de México a Guadalajara, por la autopista a Morelia, el punto de cuidado es la caseta de Uruapan, donde aparentemente avisan a los ladrones si pasa algún modelo que estén buscando para que vayan por él.

Los favoritos son las pickups, de cualquier marca y tamaño. Luego las SUV y entre esas mientras mayor mejor. Y si son Premium, perfecto. Muchos de los robos de esos vehículos de dan en carreteras y los ladrones con frecuencia usan otro vehículo Premium para perpetrarlo.

Autos de venta masiva también son “cotizados”. Así que, si queremos estar más o menos seguros, un sedán mediano como un Altima o un Accord son opciones con mucho menor posibilidades de asalto. Claro, ninguno está exento.

Me llama la atención que en la lista de los 15 más robados, solo hay 2 de General Motors, cuando ese conglomerado de marcas es el segundo en ventas en el país. Y esos dos son Spark y Aveo, la mayoría de años anteriores, que no contaban con el sistema de localización y auxilio OnStar.

Sobre la pérdida material, es importante observar que vivimos un momento en que el precio de los vehículos usados está muy inflado, consecuencia de la escasez de autos nuevos. Por ejemplo, una Toyota Tacoma 2017 se ven anuncios pidiendo 630 mil pesos promedio por una. Si la compras en Jalisco deberás pagar 7.1 % del impuesto de cambio de propietario, es decir, poco más de 44 mil pesos. Pagas otros 32 mil pesos por el seguro. Si te la roban, el seguro bajo el valor comercial tomado de la Guía Autométrica es de 419,800 pesos. Menos el deducible de 10%, recibes 377 mil pesos. En otras palabras, perdiste cerca de 300 mil pesos. En operaciones similares con un Wrangler Unlimited Sahara se pierde cerca de 190 mil pesos y en una Cheyenne esa pérdida sería de 138 mil pesos.

¿Qué podemos hacer para protegernos? Si ya tenemos uno de los vehículos de mayor riesgo de robo no nos queda más que tener un buen seguro, de preferencia con un deducible bajo. Hay que evitar conducir de noche, principalmente en las carreteras y más aún si son carreteras libres. Revisa bien tu auto para minimizar el riesgo de averías que te expongan más al riesgo. No difundas en redes sociales cuál será tu camino y no hagas caso a personas que traten de detener tu vehículo avisando, por ejemplo, que tienes una llanta ponchada. Y si apenas vas a comprar o cambiar de auto, ya sabes cuáles implican mayor o menor riesgo de exponerte a la violencia. Protégete.