Mercedes-Benz usará el rojo Ferrari en sus Safety Cars de la F1 en 2021

35

El año pasado, en honor a las mil carreras de Ferrari, Mercedes Benz les rindió tributo a sus rivales pintando sus autos de seguridad de rojo, color que se mantuvo hacia el final de la temporada pasada. ¿Por qué es importante esto? Este es probablemente uno de los cambios más importantes que sufren los Safety Car de Mercedes, considerando que históricamente han lucido un color plateado, que les es muy tradicional también en el mundo del deporte motor.

El rojo, parece que les gustó, pero para no seguir diciendo que es en honor a Ferrari, los autos llevan los auspicios de CrowdStrike, una empresa líder en ciberseguridad y que auspicia al equipo de F1 de Mercedes; claramente, el rojo es el color de CrowdStrike. Lo otro, que es un factor secundario, es que el color rojo es más visible, tanto por temas de seguridad como por marketing y la verdad, no les queda nada de mal.

Lo segundo que es nuevo para Mercedes es que por primera vez compartirán pista con otros dos Safety Car, los Vantage y DBX de Aston Martin, con los que se irán intercalando las fechas: a los ingleses los veremos en el inicio de la temporada (Bahréin), mientras que las “flechas rojas” aparecerán en Imola durante el mes que viene: estará entretenido para Bernd Mayländer. Como Aston Martin y Mercedes-Benz son marcas socias, no hay rivalidad.

Mercedes-Benz usará el rojo Ferrari en sus Safety Cars de la F1 en 2021

Mercedes-AMG GT R

El coupé de AMG, con 585 Hp se mantiene sin cambios con respecto al modelo anterior. Equipa además el paquete AMG Track, con jaula de seguridad y frenos cerámicos de alto rendimiento, para equipararse al ritmo de los monoplazas. De hecho, este auto tiene que ser capaz de mantener una velocidad tal que evite que los F1 enfríen mucho sus neumáticos o que calienten demasiado sus motores.

Alcanza 318 km/h y acelera hasta los 100 km/h en 3.6 segundos.

Mercedes-Benz usará el rojo Ferrari en sus Safety Cars de la F1 en 2021

Mercedes-AMG C 63 S Estate

El “Medical Car” de la máxima queda en manos del piloto sudafricano Alan van der Merwe y tiene que ser capaz de llegar a tiempo récord al lugar del accidente, para evitar comprometer la vida de los pilotos o involucrados. Por lo mismo, desarrolla 510 Hp y equipa frenos cerámicos de alto rendimiento, así como cuatro butacas deportivas para el equipo médico.

Ambos autos llevan pantallas auxiliares en el interior con la transmisión de la carrera y con los datos logísticos y posición de los autos. También van con luces de emergencia en el techo, las cuales fueron desarrolladas en fibra de carbono por AMG.