¿No puedes vivir sin subirte a una moto todos los días? Espero que si la respuesta es afirmativa, como mínimo tomes todas las precauciones y las medidas de seguridad necesarias para evitar accidentes o minimizar daños en caso de accidente.

En este artículo te voy a hablar de los diferentes elementos de seguridad de una moto que deberías llevar siempre contigo, tanto tangibles como no. Son compañeros de viaje que salvan vidas, así que presta atención porque lo que te cuento a continuación te interesa.

La vestimenta adecuada y segura para circular tranquilo

Casco
Es todo un clásico y ya no nos podemos imaginar a alguien viajando en moto sin él. Es cierto que en algunos países como los del sudeste asiático es habitual ver a motoristas sin casco, pero lo cierto es que se trata de un elemento de seguridad imprescindible. Protege tanto el cuello como la cabeza y eso es algo que hay que valorar, ya que el 85% de los fallecidos en un accidente de moto pierden la vida por culpa de lesiones cerebrales. El riesgo está en pensar que un trayecto es corto y no merece la pena ponerse el casco. El 65% de los accidentes de moto tienen lugar en las ciudades, así que no hay que despreciar ningún trayecto por corto que sea.

Guantes

Sí, los guantes no solo nos ayudan a protegernos del frío, el viento o la lluvia. También son un elemento de protección con el que evitamos dolorosas abrasiones y heridas que se producen en caso de caída.

Ropa de protección

Por la misma razón que los guantes son un elemento indispensable para que la caídas no provoquen abrasiones y heridas, la ropa protectora también juega un papel que no podemos pasar por alto. El cuerpo está muy expuesto en cualquier situación cuando se produce una caída, así que es muy recomendable llevar una chaqueta o una cazadora fabricada con materiales protectores o aislantes que también deben ser muy resistentes. Especial atención hay que poner al hecho de que incluyan protección en codos, hombros y espalda.

Un pantalón reforzado también es muy útil, y se recomienda especialmente en viajes largos.

Los diferentes elementos de seguridad para ir en moto

Botas

Hay que ir protegido de arriba abajo, desde la cabeza hasta los pies. Por eso, unas botas también forman parte de la indumentaria que deberían llevar todos los motoristas. Normalmente están fabricadas con piel, aunque también las hay de otros materiales muy resistentes. En algunos casos incluyen plantillas impermeables y punteras reforzadas, y lo más habitual es que sean de caña baja o media.

Gafas

Sí, es un elemento de seguridad para motoristas que no solemos tener en mente. Sin embargo, las gafas son muy útiles para proteger el ojo, algo que evidentemente sucede cuando el casco es abierto. Lo que hay que pedir a esas gafas es que sean resistentes, mientras que los cristales deben ofrecer protección UVA.

Como es lógico, la seguridad no termina aquí. Estos son elementos de seguridad pasiva, a los que hay que sumar los elementos de seguridad activa de la moto. Cuantos más tenga mejor.

Los elementos «invisibles»

No podemos olvidarnos de otros elementos «invisibles» que son igual de importantes o más. Nos referimos exactamente a los documentos que necesitas para transitar tranquilo como por ejemplo, el carné de conducir, documentos del seguro, documentos de propiedad de la moto, entre otros.

Todos estos son elementos que nos proporcionan seguridad a la hora de circular, ya que por ejemplo, si tienes algún tipo de accidente es recomendable que cuentes con un seguro que genere la confianza de que siempre estarás protegido.

Existen varias empresas de seguros que te ofrecen distintas pólizas con las coberturas para viajar tranquilo.

Igualmente, contando con el carné de conducir y los documentos de propiedad de la moto, evitas una mala experiencia con las autoridades. 

A pesar de todo esto, lo que no debes olvidar es que la mejor seguridad la fomentamos con la precaución a la hora de evitar maniobras arriesgadas que pueden terminar en sucesos catastróficos.

En definitiva, según nuestro presupuesto son muchos los elementos que podemos utilizar para protegernos, pero sigue siendo la paciencia y la prudencia nuestros principales aliados.