En el marco del evento anual Days Of Speed, que se realizó recientemente en el lecho helado del lago Baikal, en Rusia, el piloto Andrey Leontyev, al volante de un Lamborghini Urus, logró desarrollar una velocidad máxima de 298 km/h y una velocidad promedio (arrancando desde cero) de 114 km/h, a lo largo de una pista natural de hielo de mil metros.

Leontyev, quien ha batido 18 veces el récord de velocidad sobre hielo, logró un rendimiento excepcional y un manejo extraordinario pese a que las condiciones resbaladizas del hielo y las fuertes ráfagas de viento afectaron aún más la ya escasa tracción disponible. El récord fue avalado formalmente por la Federación de Automóviles de Rusia (RAF).

“Mientras se establecen récords en carreteras de asfalto de calidad impecable y lagos salados en todo el mundo, advertí que en Rusia teníamos mucho hielo. Cuando vi helado el lago Baikal por primera vez, me di cuenta de inmediato que era una pista perfecta. En los últimos diez años obtuvimos el reconocimiento de la FIA para hacer oficiales nuestros récords en pistas de hielo”, señala el entusiasta piloto nacido en Moscú.

Lamborghini Urus establece récord de velocidad sobre hielo

Vale recordar que este Lamborghini se impulsa por un motor V8 biturbo de 650 caballos y ofrece una de las mejores relaciones peso/potencia en su categoría; de hecho, es uno de los SUV más rápidos del mundo, pues es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 3.6 segundos y desarrolla una velocidad máxima de 305 km/h.

“La mayor ventaja de Urus es su absoluta versatilidad: es muy fácil y cómodo de conducir en cualquier situación, lo que hace que te integres con el vehículo y te sientas uno con él. Pese a su gran potencia y sus genes de superdeportivo, el Urus es indulgente y estoy seguro de que, incluso, un conductor inexperto podría desempeñarse bien en este vehículo si lo conduce en una pista de carreras”, concluye Andrey.