Volkswagen reconoce que sin la alianza que acaba de establecer con Ford, la pick-up Amarok simplemente no habría tenido una nueva generación.

Fue hace 10 años que Volkswagen se animó a lanzar su primera pick-up mediana de carrocería sobre bastidor. La Amarok fue una apuesta arriesgada pero ha funcionado bien en mercados como Sudamérica, donde se ubica en el Top 3 de ventas en varios mercados importantes. Sin embargo, en Europa no ha sido tan afortunada, más por un segmento que comenzó a caer luego de un crecimiento inicial. El retroceso incluso obligó a Daimler a retirar la Mercedes-Benz Clase X. Sumen a eso su ausencia en mercados importantes como Estados Unidos o Asia-Pacífico.

La Volkswagen Amarok hubiera muerto sin Ford

La Amarok se desempeña bien, pero no lo suficiente

Pese a ello, el año pasado se vendieron 72,513 unidades en todo el mundo, cerca del objetivo inicial de 90,000 unidades anuales. Esto sería positivo si las cifras fueran al alza, pero representaron un retroceso de 10.4% con respecto a 2018. Además, a diferencia de prácticamente todas sus competidoras, la Amarok no tiene derivados con los cuales amortizar costos de desarrollo. Ante este escenario, no resulta extraño que Volkswagen viera con buenos ojos la alianza con Ford para desarrollar la próxima Amarok tomando como base a la Ranger.

La Volkswagen Amarok hubiera muerto sin Ford

Volkswagen necesitaba de Ford

Thomas Sedran, presidente de la división de vehículos comerciales de Volkswagen, es bastante elocuente: ‘En última instancia, serán nuestros clientes los que se beneficiarán de la alianza con Ford, ya que sin ella no hubiéramos desarrollado una nueva Amarok’. Así, sin este acuerdo la Amarok hubiese durado sólo una generación en la cartera del fabricante germano. La siguiente Amarok se fabricará en la planta de Ford en Silverton Pretoria, Sudáfrica.

No será el único resultado de la ambiciosa alianza de Volkswagen con Ford. Antes, veremos sendas vanes de trabajo urbanas derivadas de la Volkswagen Caddy, así como un par de vanes de una tonelada, que relevarán a las Volkswagen Transporter y Ford Transit. También habrá un vehículo eléctrico de Ford sobre la base MEB de la firma de Wolfsburg.