Antes de que llegara la moda por la movilidad eléctrica, Volkswagen se dio a la tarea de experimentar por medio de versiones sumamente poderosas, mismas que estaban dotadas de motores con una enorme cantidad de poder.

Dentro de la lista de modelos exóticos que han dejado huella por sus grandes capacidades está el el Jetta VR6, el Touareg dotado con un motor V10 a diesel y el Passat de ocho cilindros.

De este último, destaca por poseer el bloque W8 antes de que se hiciera famoso en una multitud de modelos de producción de Bugatti y Bentley, así como en ejemplares de Audi.

La historia del Volkswagen Passat W8, un misterioso sedán con motor de ocho cilindros

Inicialmente este motor W, concebido en 1997 por el entonces CEO de Volkswagen AG, Ferdinand Piëch, era una unidad de 18 cilindros, compuesta por tres bancos de seis cilindros VR6 configurados en forma de “W” inclinada.

Este W18 debutaría en un concepto de Bugatti, recientemente adquirida en 1998, pero la intención de la arquitectura del motor era ofrecer alternativas compactas y potentes a los motores V6 y V8 más grandes.

Con el W16 que llegaría con el Bugatti Veyron y el W12 que reviviría a Bentley, los motores W demostraron ser viables en el mercado, y Volkswagen buscó traer versiones más pequeñas a su propia línea.

La historia del Volkswagen Passat W8, un misterioso sedán con motor de ocho cilindros

Básicamente, el diseño del motor W8 vio dos bloques de cilindros VR4 de ángulo estrecho de 15 grados dispuestos en un cigüeñal común en un ángulo de 72 grados; imagine dos V unidas en sus vértices.

Así, el W8 de 4.0 litros resultante produjo 275 hp y ​​273 libras-pie de torque. Más importante aún, gracias a su pequeño paquete, el W8 podría montarse transversalmente en los automóviles predominantemente con tracción delantera.

Al principio, el Passat podría parecer una opción poco probable para el inusual motor W8. Pero, por su tamaño compacto, el W8 encajó perfectamente en el compartimiento del motor del automóvil, que hasta entonces solo podía acomodar hasta un motor V6.

La historia del Volkswagen Passat W8, un misterioso sedán con motor de ocho cilindros

A finales de la década de 1990, una época de crecimiento para Volkswagen, Piëch buscó subirse a la ola en segmentos de mercado de gama alta. Si bien este impulso obviamente incluyó la adquisición de Bugatti y el resurgimiento de Bentley, también significó hacer un esfuerzo para llevar a Volkswagen a un nivel superior.

Este Passat de ocho cilindros le dio a la compañía la oportunidad de competir con los sedanes de lujo de gama alta y más potencia, sin dejar de presentarse como una compra de valor.

Volkswagen anunció el W8 Passat exactamente como lo que era: “un puente hacia el sector del lujo … que probablemente atraerá a los compradores que buscan alto rendimiento y calidad en un paquete sutil y asequible”.

La historia del Volkswagen Passat W8, un misterioso sedán con motor de ocho cilindros

Además del motor de ocho cilindros, este Passat venía de serie con tracción total 4Motion y se ofrecía con una transmisión manual de seis velocidades o una automática Tiptronic de cinco velocidades.

Aunque en ese momento era el modelo Volkswagen más caro jamás producido (40,000 dólares), era competitivo con ofertas de fabricantes de automóviles de lujo que costaban muchos miles más.

Al mismo tiempo, se distinguía mucho de otras variantes de Passat, con características estándar como vidrios polarizados y con aislamiento térmico, faros bixenón y control de distancia de estacionamiento. En el interior, el cuero flexible se combina con detalles en madera y un potente sistema de audio.

La historia del Volkswagen Passat W8, un misterioso sedán con motor de ocho cilindros

En 2004, con sólo unos 11,000 ejemplares fabricados, el W8 Passat se suspendió y, con él, el propio motor W8. Así, el Passat sería el único vehículo en haber utilizado el motor W de ocho cilindros de Volkswagen.

A pesar de su corta vida, este Passat ayudó a establecer su valor frente a los sedanes de lujo más caros de su época, mientras que su precio allanó el camino para el Phaeton equipado con motor W12.

Con el paso de los años, creció el aprecio por el Passat W8: el pequeño número producido lo hizo raro; ser la única aplicación de producción del motor W8 lo hizo único; y la capacidad de configurar una versión de station wagon manual de seis velocidades le dio una audiencia tal que este Passat sigue siendo un vehículo entusiasta codiciado hasta el día de hoy.