A principios de este año te contamos que los gigantes de la industria de motocicletas Honda, Piaggio, Yamaha y KTM habían firmado un acuerdo de intenciones para crear una empresa encargada de crear baterías intercambiables para motocicletas y vehículos eléctricos ligeros.

Y esa empresa ha nacido ahora con el nombre de SBMC o, en castellano, Consorcio de Baterías Intercambiables para Motocicletas (Swappable Batteries Motorcycle Consortium). Con ella, el sueño de contar con un mismo reglamento técnico para baterías dentro de la industria se hace realidad.

Honda, Yamaha, Piaggio y KTM fabricarán motos eléctricas con baterías intercambiables

Como parte de este proceso, los cuatro grupos se han comprometido a promocionar el uso de vehículos eléctricos ligeros, y de hecho, todos han avanzado fuertemente en esta línea con modelos como la Yamaha YZ250F eléctrica, la Vespa Elettrica, la Piaggio One, la Honda U-Go o el proyecto de motos eléctricas de Husqvarna, marca del grupo KTM.

Ahora, lo más relevante es la creación de un sistema de baterías intercambiables de desarrollo conjunto, algo similar a lo que ocurrió con la homologación de los cargadores de teléfono, que son iguales para todas las marcas (salvo apple). Este sistema permitirá desarrollar una red de puntos de recambio de baterías, donde el cliente llegará con su moto, reemplazará la batería gastada por una llena, ahorrando mucho tiempo que toma la recarga directa de la baterías.

Honda, Yamaha, Piaggio y KTM fabricarán motos eléctricas con baterías intercambiables

Esto es mucho más sencillo de implementar en las motos que en los autos, pero se requiere que todas las motos usen las mismas baterías, o al menos el mismo sistema técnico de las baterías.

Por lo mismo, las marcas se han planteado cuatro metas que se aplicarán al proceso. Primero, el desarrollo de las especificaciones técnicas comunes de los sistemas de baterías intercambiables. Luego, avanzar en el uso común de los sistemas de baterías. Tercero, promover que estas especificaciones sean comunes como norma en los organismos europeos e internacionales. Finalmente, ampliar el uso de la especificación a un nivel mundial y para todas las marcas.

La idea de SBMC es que a futuro se pueda crear una red de infraestructura común en todos los mercados facilitando una transición hacia el futuro eléctrico mucho más rápido. Y por lo mismo deja la puerta abierta para que otras marcas se unan al grupo de trabajo.