Café temprano por la mañana, registros, una imprescindible prueba negativa de antígenos COVID-19, y un par horas después estábamos listos en Avándaro, Edo. Mex. para uno de los días más esperados en el mundo de las motocicletas doble propósito: la prueba de manejo de la nueva Harley-Davidson Pan America.

¿Qué pasa?

La información y datos compartidos por los especialistas de producto para la Pan America durante su presentación virtual, generó una expectativa masiva. El bombardeo de preguntas, dudas y apuntes técnicos por parte de entusiastas a las dos ruedas, clubes y bikers confirmó el interés que la nueva doble propósito de Milwaukee había despertado.

Y como si la madre naturaleza supiera a qué condiciones deberá enfrentarse la nueva Harley-Davidson Pan America una vez que llegue a manos de algún amante de la aventura, decidió mandarnos lluvia para ponerle más emoción, elevando el grado de complejidad y adrenalina durante la prueba de manejo.

Harley-Davidson Pan America: En vivo y a todo color

Las imágenes oficiales nos mostraban un aspecto solido y con mucha presencia, pues bien, puedo asegurarte que en vivo, la Pan America destaca por donde la mires. Si bien el diseño es muy americano, hay que reconocer que H.D. encontró perfectamente la manera de solucionar la incorporación de componentes que dieran a esta motocicleta una identidad propia, sin dejar a un lado el espíritu de la marca; me refiero al diseño y ubicación del faro LED, las luces direccionales y la forma en que el carenado se encuentra con el tanque de combustible. A partir de ahí, la silueta de esta motocicleta fluye armoniosamente hacia el asiento y colin, con lo cual pude comprobar que el eje rector de todo este sofisticado, pero a la vez funcional diseño, es la posición del motor Revolution Max 1250.

Harley-Davidson Pan America

Harley-Davidson Pan America: ¡A rodar!

Luego de la importante charla de seguridad, llegó el momento de subirnos a la H.D. Pan America Special, la más equipada de las dos versiones que se comercializarán; aquí comienzan las sorpresas. Apenas te sientas, inmediatamente puedes percibir que el centro de gravedad está ubicado en una posición baja y que, aún así, conserva un despeje al suelo ideal y básico en este segmento de motocicleta. Sorprende la buena distribución de peso, así como el control del mismo al sujetar el manillar, otorgando una buena posición de manejo que puede ser personalizada por el conductor mediante los ajustes de altura para el asiento. En cualquiera de los casos, un conductor de altura promedio podrá tener ambos pies bien plantados en el piso.

Damos ignición y el motor Revolution Max 1250 cobra vida, emitiendo un sonido ronco, áspero y muy bien afinado que absolutamente nada tiene que ver con el estruendo metálico y agresivo de las Touring o las Sportster, por ejemplo. Los especialistas de la marca me explicaban que, desde el desarrollo de este nuevo motor, trabajaron para que resultado final fuera un sonido de escape exclusivo de Harley que distinguiera a la Pan America del resto de la gama; y lo consiguieron. Para la versión Pan America Special, se incluye una suspensión adaptativa que, al encender la motocicleta, ajusta la altura, de hecho, puedes sentir como este sistema hace su trabajo, otorgando más confianza al conductor en cuanto a balance y acomodo.

Harley-Davidson Pan America

Los cambios de marcha transcurren suaves y con un buen control de rebote, aunque sigue siendo un poco laborioso encontrar el punto neutral desde el pedal. La entrega de potencia en muy lineal, con mucho control y retroalimentación entre lo que se hace con la empuñadura derecha, el manillar y las reacciones de la Pan America; bastante bien contenidas por el control de tracción así como la configuración de los cinco modos de manejo (Sport, Road, Rain, Off Road y Off Road Plus), de los cuales debo destacar el “Rain” (lluvia) por su buena acción para mantener la motocicleta bien plantada aún con “el cielo cayendo” a plomo sobre la carretera, así como los modos Off Road y Off Road Plus. Cualquiera de ellos puede ser activado con un botón especial en el manillar, sin necesidad de detener la marcha.

Llegó el momento de subir el nivel de complejidad. El trayecto Off Road planeado por el Staff de H.D. comenzó a complicarse por la incesante lluvia, sin embargo, nadie del grupo flaqueó y la Pan America demostró de qué esta hecha. Fue el momento perfecto para cambiar a Off Road Plus y pararse sobre los posapiés para tener mejor perspectiva del encharcado, lodoso y resbaladizo terreno. En este modo de manejo, la motocicleta se vuelve “más pura”, y aún con la mayoría de las asistencias desactivadas, mantiene el nivel de maniobrabilidad para hacer más llevadera la ruta.

Harley-Davidson Pan America

Tenía dudas sobre el uso de rines en aleación de aluminio pensando en que habrá terrenos más agresivos que enfrentar, sin embargo, después de manejarla, comprendes que al igual que toda la motocicleta, realmente el trabajo en cuanto a filtración de impactos y ajuste a las diferentes superficies, es en mayor medida, realizado por la suspensión y la electrónica, claro que todo material tiene un límite, por lo que habrá que ser razonable.

El vadeo o paso por charcos, gravilla, lodo, etc. transcurre bajo control; en este sentido, la Pan America es tan noble, que puede incluso “ayudar” al conductor principiante, o ser un incansable juguete para el más experimentado; en cualquiera de los casos, el motor Revolution Max 1250, así como todo el compendio tecnológico y estructural desarrollado por Harley-Davidson sorprenderán gratamente a los amantes tanto de la carretera como de la aventura, pues esta nueva participante del segmento doble propósito está lista para competir con cualquiera de las hasta ahora conocidas, ¡bienvenida, Harley-Davidson Pan America!