Unos meses después de su lanzamiento, nos reencontramos con la nueva doble propósito de la marca americana y pudimos conocerla más a fondo. Encontramos de todo, sorpresas buenas y detalles a mejorar, sin embargo, el potencial está ahí y esepero que en H.D. no tarden mucho en explotarlo.

¿Qué pasa?

Indudablemente, Harley-Davidson Pan America fue una de esas llegadas que tanto esperamos. No solo por lo tratarse de un producto totalmente nuevo, sino por todo lo que su arribo como tal significó:

  • H.D. se atrevió y rompió esquemas demostrándonos que sí puede ser más propositiva.
  • Su incursión al segmento, tardío, pero incursión al fin.
  • La capacidad de desarrollo y aplicación de tecnología tanto electrónica como mecánica.
  • El rompimiento de los esquemas de diseño que por mucho tiempo perduraron en la marca.

La Harley-Davidson Pan America brilló en su presentación, eso es indudable, hasta tuvimos la suerte de desafiarla en un entorno complicado por la lluvia, piedras y lodo, hábitat al que tendrá que acostumbrarse si llega a manos de un aventurero empedernido; o no, si es que su destino es estar en a disposición de algún amante de la carretera. En ambos casos, buenas noticias: la Pan America es totalmente capaz.

Harley-Davdison Pan America, conociendo a la nueva chica de la clase

Decidimos convivir un poco más con ella y enfrentarla a la cotidianidad del tráfico, los trayectos citadinos combinados con una salida express por carretera. Al calor, la lluvia y descubrir qué tanto y hasta donde se siente cómoda, o en qué punto comienza a sufrir. Tres días y bastantes kilómetros después, esto es lo que descubrimos:

A sus anchas

Le gusta sentirse libre, tener espacio. La posición del motor Revolution Max 1250 ayuda a que, a pesar de su cilindrada, la Pan America se adapte a los espacios pequeños del denso tráfico. Punto extra por su buena maniobrabilidad y ajuste del embrague, aspectos importantes cuando de encontrar acomodo se trata.

Harley-Davdison Pan America, conociendo a la nueva chica de la clase

Calor, no por favor

Si el tránsito denso coincide con un día caluroso, ¡prepárate! pues el encendido constante del motoventilador te acompañará por un buen rato, revelando el enfado del motor que, para entonces, buscará disipar el calor por cualquier lugar, y uno de ellos es por los costados del asiento imagínate… eso sin duda, además de recordarnos que sigue tratándose de una Harley Davidson, es un importante punto a mejorar.

Harley-Davdison Pan America, conociendo a la nueva chica de la clase

Bien plantada

En la versión Special, como la que tuvimos, se incluye la suspensión adaptativa y ¡qué joya! Al encenderla, el sistema ajusta la precarga del monoshock trasero de acuerdo a las características del piloto. Mención aparte merece el asiento ajustable (de serie) en altura. Esto obviamente influye en la calidad de marcha, pero sobre todo, en el control de la motocicleta, incluso al estar detenidos; así que Riders de estatura mediana-baja, dejen de preocuparse.

Buen balance con consecuencias

Tanto el diseño como su forma surgen de la posición del motor. Acertadamente, H.D. encontró una buena manera de distribuir pesos, aportar rigidez estructural, crear una buena posición de manejo, y brindar mucha libertad a las piernas del piloto. Adiós a los molestos golpes y roces que uno llega a tener con las cabezas del motor en las BMW 1250 GS, por ejemplo.

Harley-Davdison Pan America, conociendo a la nueva chica de la clase

Lamentablemente, ese beneficio se paga con calor. Y es que dicha posición del motor no ha dado espacio para que el sistema de escape se resguarde de mejor manera, dejándolo muy expuesto y peligroso si no se tiene el cuidado necesario.

Tradición americana

Entre los detalles de diseño, destaca el carenado que, de cierta manera nos recuerda a las Road King, dando un aspecto robusto e intimidante, resaltado por el delgado faro LED horizontal.

El logotipo nace en el tanque de combustible y termina en un costado del carenado; su diseño es soberbio.

El diseño de las luces direccionales incluye el logotipo H.D. en su interior.

Harley-Davdison Pan America, conociendo a la nueva chica de la clase

Menos sería mejor

Si bien la pantalla TFT brinda toda la información necesaria, los gráficos que indican los modos de manejo son un poco difíciles de encontrar, sobre todo en plena marcha, mientras que los controles en los manillares pudieron ser más simples e intuitivos para acceder a los diferentes menús.

Sin contratiempos

Un punto básico, por lo menos para mí, al momento de elegir una motocicleta que va enfrentar todo tipo de terrenos, es que cuente con llantas tubeless (sin cámara). Ante una pinchadura, bastará un buen kit de reparación para seguir el camino. ¡Bien ahí, Harley! Rines de rayos con llantas radiales sin cámara.

Harley-Davdison Pan America, conociendo a la nueva chica de la clase

A mejorar

Algo bueno de los productos totalmente nuevos, es que todavía pueden alcanzar su máximo potencial, y en este tenor, la Harley-Davidson Pan America tiene mucho.

Estoy seguro que la marca recibirá comentarios al respecto y en una segunda etapa, ponga atención a la calidad de algunos plásticos, protectores principalmente; al torqueo de algunos tornillos y al ensamble de piezas como el wind shield móvil, pues se percibe un tanto frágil e inseguro.

Harley-Davdison Pan America, conociendo a la nueva chica de la clase

¿Es buena opción de compra?

Por supuesto que sí. Una moto siempre lo es. El potencial que tiene la Harley-Davidson Pan America va más allá de lo que representa como marca. Se trata de una opción valorable que debe ser incluida como opción de compra seria, siempre y cuando aprenda a pulir las habilidades que sus compañeras de clase tienen muy bien estudiadas.

Ha llegado un poco tarde, pero tiene talento, soporte y mucha tradición, eso debe de bastarle para ganarse un buen lugar.

¿En qué aspectos crees que tendrá que destacar la Pan America para superar a las GS, V Strom, KTM y otras más del segmento?