Gordon Murray, a sus 75 años de vida, no tiene muchas ganas de jubilarse. Por el contrario, en menos de dos años nos ha entregado dos exquisitos superdeportivos, fabricados con alma y precisión. El T.50 nació como un sucesor del McLaren F1, con tres asientos y un motor V12 atmosférico. Este nuevo modelo se llama T.33 y está emparentado con el T.50, sin embargo ofrece una experiencia ligeramente más «domesticada».

Al igual que el T.50, sólo se fabricarán 100 unidades en los nuevos cuarteles de GMA en Surrey, las cuales comenzarán sus entregas hacia el 2024, a un valor cercano a los 1.85 millones de dólares.

GMA T.33: diseño

Gordon Murray T.33, un maravilloso deportivo con un V12 a gasolina

Gordon Murray describe el diseño del T.33 como una «belleza atemporal». Para lograr ese cometido, se inspiró en muchos modelos de los sesenta, con líneas curvas y sensuales, pero también limpió la carrocería de elementos superfluos, cosa que solo permanezcan las líneas y la silueta como protagonistas .Todo aporta una esencia pura, exquisitamente bien proporcionada. Sin embargo, todo lo que requiera mayor elaboración, fue creado esculturalmente, con esmero y siempre cuidando la función por sobre la forma, pero que eso no signifique menos cariño en su fabricación, desde los botones en la cabina, hasta componentes del motor.

GMA T.33: ingenieria sin compromisos

Gordon Murray T.33, un maravilloso deportivo con un V12 a gasolina

Parte de la ética de Gordon Murray es la excelencia. Por ende, ha usado toda su experiencia en la industria del motorsport y también lo aprendido con el T.50 para ofrecer un auto que, segun GMA, es superior a cualquier deportivo moderno actual:

    • Aerodinámica: cuenta con un sistema aerodinámico llamado PBLC (Passive Boundary Layer Control) que es un 30% más eficiente que un sistema de «efecto suelo» convencional en un auto. Desde el frontal se redirige el aire bajo el suelo hacia una zona donde a cierta velocidad comienza a generarse un efecto de succión, en un area diseñada como un extractor de aire. Aparte de un spoiler activo muy discreto, no hay alerones o accesorios exteriores llamativos. Esto permite que el auto mantenga un diseño puro, pero tremendamente funcional.
    • Peso: con 1,100 kilos en la balanza, es apenas más pesado que un T.50. Su carrocería se fabricó en fibra de carbono con una estructura de aluminio muy bien pensada para aprovechar al máximo los puntos de rigidez y logrando además una plataforma compacta.
    • Motor: es impulsado por el mismo V12 aspirado del T.50, pero en especificación «GMA.2». Este motor de 3.9 litros, fue fabricado exclusivamente para GMA por Cosworth y fue ligeramente modificado, cosa que el 90% de su torque máximo puedas encontrarlo desde las 4,500 RPM hacia arriba (10,500 RPM), para que no necesites llevarlo tan alto de vueltas y el auto pueda moverse con mayor agilidad a bajas velocidades. Esto se logró con modificaciones en la gestión electrónica, escapes y el arbol de levas. Este motor, con 606 Hp y 333 lb-pie de torque está casi 50 Hp más abajo que el T.50 pero difícilmente es un motor lento. Siguiendo los planes de ofrecer un auto muy liviano, el motor apenas pesa 178 kilos, a lo que se suman los 82 kilos extra de la caja de cambios de seis velocidades fabricada por Xtrac o, si lo deseas, una caja secuencial con levas al volante que pesa menos aún: 78 kilos.
    • Chasis: el auto pone su tracción al suelo gracias a un esquema de suspensión de doble horquilla en todas las ruedas y un rack de dirección hidráulico, a la antigua. Los frenos los pone Brembo, con discos carbono cerámicos.

GMA T.33: interior

Gordon Murray T.33, un maravilloso deportivo con un V12 a gasolina

Por dentro conviven dos conceptos: el minimalismo más radical y la artesanía más exquisita pero funcional. O sea, el interior es muy espartano, pero todo lo que vas a ver o usar, es de una calidad espectacular. Al contrario del T.50, este es un biplaza y llama la atención que Murray haya usado color como un elemento de diseño, buscando un efecto asimétrico que separa al piloto del conductor: el asiento y la puerta del conductor son de color amarillo, mientras que el resto es de color negro.

Al volante nos encontramos con un tacómetro analógico flanqueado por dos pantallas y un set de perillas. No hay palancas, no hay enormes pantallas, no hay plástico ni detalles superfluos. Lo que no está tapizado en alcántara, está fabricado en aluminio. Y no te preocupes, aun podrás pedir el auto con soporte para Apple CarPlay o Android Auto.

Si necesitas llevar bolsos, el T.33 tiene un espacio en el frente, más dos menores en los cuartos traseros, muy al estilo del T.50.

GMA aun tiene que entregarnos cifras de aceleración y otras cifras, por lo que de seguro sabremos más del T.33 en los próximos meses. 

0/5 (0 Reviews)