A pesar de la gran demanda de vehículos equipados con caja de cambios automática, existe un gran desconocimiento con respecto a la periodicidad y forma correcta de mantener en buen estado este importante y costoso componente.

Es importante señalar que la caja automática es un sistema desarrollado para seleccionar el cambio adecuado, según la velocidad del vehículo y las revoluciones del motor, sin la intervención del conductor.

Las transmisiones automáticas cuentan con piezas mecánicas que están en constante movimiento y son protegidas de la fricción por un aceite que debe ser remplazado a tiempo para evitar daños por contacto entre piezas metálicas, o por residuos que puedan generar desgaste.

  • Tips y consejos para el automóvil 

Ten en cuenta que el lubricante de las cajas automáticas  (ATF) debe sustraerse por completo para ser remplazado por el nuevo, respetando el nivel indicado, ya que la insuficiencia o exceso de este fluido, puede generar daños en piezas vitales de la transmisión.

Los fabricantes de autos recomiendan hacer el mantenimiento de este tipo de cajas cada 60,000 kilómetros o cinco años, lo que primero se cumpla.

El cambio de este aceite debe realizarse en lugares que cuenten con el equipo adecuado para extraer por completo el aceite usado, pues no basta con solo quitar el tapón del cárter, con esta acción solo se logra recuperar el 40% del líquido desgastado, dejando aceite contaminado. Además de poner aceite nuevo, hay que sustituir el filtro de la caja de cambios.

No olvide que en caso de no realizar el mantenimiento, o hacerlo sin sacar completamente el aceite y limpiar la caja, este sistema quedará expuesto a daños que desencadenan en reparaciones costosas o el remplazo completo de la caja de cambios.