El invierno que ha azotado a nuestro país durante los primeros días del año ha dejado temperaturas realmente gélidas, nieve y numerosos problemas. Los expertos en meteorología advierten que próximamente viviremos más episodios de este tipo, por lo que debemos seguir siendo muy precavidos en la carretera.

Con este tipo de temporales la conducción en carretera es más compleja y peligrosa, pero no por ello debemos abandonar completamente nuestros coches y motos: solo es cuestión de extremar las precauciones y no aventurarnos en carretera bajo determinadas condiciones. En este caso, nos referimos no solo a la conducción, sino también al vehículo. En invierno, ¿cómo podemos conducir nuestra moto de forma segura? En este artículo especificamos cómo.

Ir bien equipado en la moto frente al frío será fundamental

Como indicamos anteriormente, estamos viviendo días realmente fríos, con termómetros que se desploman registrando temperaturas bajo cero. Este hecho implica que debemos añadir un plus de precaución. Generalmente, se suele concebir la moto para días de buen tiempo por el hecho de no estar cobijado, pero no tiene por qué ser así.

1. Lo primero que debemos tener en regla es un seguro de moto completo, para estar siempre bien cubiertos cuando conducimos la moto.

2. Por otra parte, para que el frío no nos cale los huesos, lo mejor es recurrir a ropa de abrigo específica para la moto, ya que nos protegerá tanto del frío como en el caso de posibles caídas. Al conducir con cierta velocidad, es lógico que el frío, la lluvia o la nieve nos afecte más. ¿Cuáles son las prendas necesarias? En primer lugar, los guantes de invierno para moto nos aportarán un extra de protección frente al frío y, además, nos darán comodidad al coger los manillares. Por otro lado, una chaqueta que nos mantenga a una temperatura adecuada también será fundamental. Es importante que no alcance temperaturas muy altas, pero que tampoco sea una prenda que no nos evite que pase el frío.

3. En cuanto al equipaje de cintura para abajo, lo mejor es recurrir a prendas térmicas que protejan del frío. Específicamente en el calzado, lo mejor es emplear botas altas de suela de goma, para evitar resbalar con el agua o la nieve. También es aconsejable utilizar ropa térmica interior bajo la ropa que vayamos a llevar.

4. En caso de que llueva o nieve, hay que evitar que la ropa se moje, por lo que una chaqueta y pantalones impermeables siempre serán aconsejables. En invierno será buena idea tenerlos siempre en la maleta o baúl de la moto.

5. A la hora de escoger el equipamiento para la moto, tenemos que buscar que contenga colores llamativos, sin ser demasiado estridentes. Por ejemplo, el amarillo o el naranja son algunos ejemplos para ser visibles en la carretera y que los demás vehículos nos vean a distancia y extremen las precauciones.

¿Cómo debemos conducir cuando las condiciones climatológicas son adversas?

En una palabra: con calma. Aceleraremos con cuidado, frenaremos siempre que sea necesario y no lo haremos bruscamente en caso de que haya lluvia, nieve o hielo para evitar deslizamientos. Todo ello sin olvidar que nuestra moto requiere de un mantenimiento periódico necesario. Además, en épocas de frío y temporales, deberá hacerse con mayor frecuencia para conseguir que la conducción en la moto sea segura y pueda disfrutarse.