Para muchos clientes, la capacidad de la cajuela es un factor muy importante al momento de elegir un auto, y como seguramente sabrás, la capacidad de esta sección del auto se mide en litros o volumen. Ahora, ¿cómo se toman estas medidas? ¿Acaso llenan la cajuela con agua? Claro que no, nadie tiene que mojarse y mucho menos desperdiciar agua, Chevrolet nos explica cómo lo hace:

Así mide Chevrolet el volumen de la cajuela

Chevrolet utiliza este ingenioso método para verificar el volumen de la cajuela de sus autos

No te asustes, todo esto es legal.

La medición volumétrica emplea un método muy utilizado en el mercado, que es el sistema VDA. Consiste en introducir en el espacio a medir la mayor cantidad posible de bloques con forma de ladrillo, equivalentes cada uno a un litro de volumen.

La cuenta es fácil, el número máximo de bloques que admita la cajuela determinará la medida de su capacidad, lo que significa que se penalizará a los espacios poco regulares o con abundancia de recovecos y se dará mayor valor a aquellos con más volumen aprovechable. Para optimizar la distribución de bloques se sigue la norma ISO 3832.

Esta medición se realiza primero virtualmente y luego hay una validación física, con la premisa que la disposición de los bloques en la medición no puede interferir con el proceso de apertura y cierre del portón de la cajuela, o la posición estándar del cobertor móvil en el caso de un hatchback o un SUV, por ejemplo.

¿En serio funciona?

Para mostrar cómo se realiza la prueba, Chevrolet llevó al nuevo Onix a su campo de pruebas, en Indaiatuba, Brasil. En total, se pudieron ingresar 303 bloques en la cajuela de la versión hatchback del modelo, mientras que en la versión sedán, esta capacidad se elevó hasta 500 bloques.

Claro que una cosa es la capacidad volumétrica de carga y otra distinta es el peso, no se te ocurra acomodar 500 ladrillos en la cajuela de tu auto porque seguramente termines apuntándolo al cielo y con el motor desvielado. Esto solo se trata de un ejercicio práctico.