Como era de esperarse, la industria automotriz en México sufrió un descenso en la producción y exportación de vehículos, esto como consecuencia de los paros técnicos en las plantas ensambladoras.

Ante la escasez mundial de chips y la falta de gas natural originada por la tormenta invernal en Texas, las fábricas de las diferentes marcas que tienen presencia en México tuvieron que detener transitoriamente la producción de sus líneas de ensamble.

Desde luego que esta difícil situación para el sector automotor mexicano provocó una marcada reducción en el número de unidades producidas y exportadas en febrero de 2021.

De acuerdo con el Registro Administrativo de la Industria Automotriz de Vehículos Ligeros (RAIAVL) del INEGI, en febrero de 2021 se fabricaron 238,868 unidades, esto significa un descenso del 28.8 por ciento en comparación con el mismo periodo de 2020.

Este descenso en la producción de las plantas de autos en México, provocó que las exportaciones de vehículos disminuyeran un 21.8 por ciento en comparación con los registros de febrero de 2020.

Según el reporte del INEGI, los fabricantes que registraron un mayor descenso en la producción durante febrero de 2021 fueron General Motors (44.2 por ciento), Mazda (43 por ciento), FCA México (53.1 por ciento), Audi (27.3 por ciento), Ford (29.6 por ciento) y Kia (20 por ciento).