BMW Serie 4 2021 a prueba, la apariencia no es lo importante

97

El Serie 4 es en definitiva la cara egoísta y deportiva del icónico Serie 3, y en sintonía con el objetivo de diferenciarlos cada vez más, de ahí la idea de venderlos como modelos separados, la actual generación del coupé, luce muy diferente (lamentablemente no para bien) en comparación con su hermano de vocación más familiar.

Obra del diseñador Adrian Van Hooydonk, que por cierto es pupilo del célebre Chris Bangle, quien se hiciera famoso por sus controvertidas aportaciones al diseño de automóviles cuando encabezó dicha área en BMW, pero que se terminaron implantando como tendencias que muchos otros fabricantes seguirían en el futuro.

BMW Serie 4 2021

Con el Serie 4, van Hooydonk no oculta sus intenciones de ofrecer una apariencia controvertida y diferente, queda claro que desea pasar a la historia como lo hiciera su mentor, y lo hará, porque será recordado, pero no como él pretende. Claro, esa es opinión mía, el tiempo dirá.

El renovado coupé de BMW presume un frontal muy agresivo, con la clásica parrilla de doble riñón completamente desproporcionada y grotesca. Dicen que se debe a que los chinos las quieren así, y pues siendo ellos los que compran más autos en el mundo, pues que así sea. Los BMW ahora tendrán frontales como de coche chino.

BMW Serie 4 2021

Pero no todo es malas noticias, visto de costado y desde atrás, el Serie 4 presume de unas proporciones muy bien logradas, en pocas palabras, se ve increíble. Notarás que el ángulo Hofmeister, en alguna época tan característico de los BMW tampoco está presente, parece que la intención era romper con las tradiciones estilísticas de la marca.

BMW Serie 4 2021: Motor y características técnicas

Afortunadamente, cuando nos adentramos a la parte técnica las cosas a las que nos tiene acostumbrados BMW están presentes.

Empezando por el célebre seis en línea de 3.0 litros que gracias a un sistema Twinpower Turbo entrega 387 hp y 368 lb-pie de torque que se asocia a una caja automática de ocho velocidades que envía la potencia a las cuatro ruedas. Y en el eje posterior un diferencial capaz de repartir el torque entre las ruedas en función de las necesidades.

El BMW Serie 4, en su versión M440i es muy rápido, capaz de hacer un 0 – 100 km/h en 4.5 segundos, tiempos que hace no mucho tiempo estaban limitados al M3 (cuando el coupé se llamaba así). Y es que para poner en contexto, el M3 E46, que empleaba un L6 3.2 aspirado aceleraba en 5.2 segundos, mientras que el M3 E92 hacía lo propio en 4.8 segundos.

BMW Serie 4 2021: Interior y equipamiento

Puertas adentro, la atmósfera es excelente ya sea por calidad de materiales y ensamble, equipamiento o tecnología. Al Serie 4 no le hace falta nada, salvo otro frente.

Hay elementos muy BMW, como la botonera de las memorias del sistema de audio, o los diales del climatizador automático que en la noche prenden en naranja. Las grandes protagonistas son la pantalla central táctil de 10.25”, con excelente resolución y el clúster digital de 12.3”.

El sistema de info – entretenimiento es compatible con Apple Carplay y Android Auto, cuenta además con asistente virtual que se activa mediante el comando “Hola BMW” y pues entre los Connected Services y demás, la realidad es que la percepción es de mucha tecnología.

BMW Serie 4 2021 a prueba, la apariencia no es lo importante

Pero no solo se trata de pantallas y foquitos, el BMW Serie 4 es un auto premium en toda la extensión de la palabra, el cuero de los asientos tiene un tacto impecable, lo mismo que el volante multifunción. Y del lado de las amenidades, hay clima automático de 3 zonas, audio Harman Kardon de 16 bocinas, quemacocos y un largo etc.

Por su parte, la segunda banca es sorprendentemente cómoda, considerando que se trata de un coupé. El espacio para piernas es adecuado e incluso la altura también, si consideramos un adulto de talla media, mientras que tanto respaldo como banca ofrecen buenos niveles de comodidad.

BMW Serie 4 2021: Manejo

Tras el volante, el Serie 4 rápidamente te hace olvidar su perturbadora parrilla, y es que las aceleraciones son en verdad contundentes. El torque está disponible desde las 1,900 rpm y se mantiene hasta las 5,000, y si a eso sumamos una de las mejores transmisiones que hay disponibles, tenemos una receta ganadora.

El Serie 4 empuja con fuerza bajo cualquier circunstancia, tanto como para pegarte al respaldo, asimismo la suspensión presenta un balance excelente entre confort y deportividad. Está más cargado hacia lo segundo, pero no llega a ser tan dura como para castigar a los ocupantes. Tiene una naturaleza de Gran Turismo, que es tal y como se debe comportar un auto como este.

Cuando tuve oportunidad de probar el M8 Competition justo me pareció que si bien es un deportivo extraordinario, ya es demasiado duro y radical, mientras que su contraparte más accesible, el Serie 8 es más civilizado, aun cuando es algo menos rápido y poderoso. Y me parece que justamente así va a ser la comparación entre el Serie 4 y el nuevo M4. A menos que vayas a la pista todos los fines de semana, vas a disfrutar más el primero.

BMW Serie 4 2021 a prueba, la apariencia no es lo importante

Regresando al manejo, los frenos merecen mención aparte, detienen con muchísima eficiencia y transmiten confianza en todo momento, me sucedió que iba en la carretera cerca de los 210 km/h y tuve que frenar con firmeza porque había un coche muy lento enfrente y la estabilidad que transmite, así como la confianza son verdaderamente sobresalientes.

Comúnmente hablamos de autos muy disfrutables para autopistas u otros más para caminos llenos de curvas, y creo que el Serie 4 es perfecto para ambos, disfrutable a ritmos muy rápidos en carreteras, pero también en esos caminos más lentos y demandantes que enlazan una curva tras otra.

Eso sí, en ánimos de ser cada vez más silencioso, confortable y refinado, el Serie 4 ha perdido algo de ese espíritu atlético y vivo que solía tener, al ir aburguesándose, se ha visto en la necesidad de dejar ir algo de esa conexión tan íntima que establecía con el piloto.

BMW Serie 4 2021 a prueba, la apariencia no es lo importante

BMW Serie 4 2021: Conclusión

El Serie 4 es un gran auto, de eso no me queda la menor duda, se maneja excelente tal y como se espera de un BMW, mientras que la atmósfera en el interior es inmejorable, pero vivimos en una época en la que las SUV de aniquilan otras configuraciones de carrocería a diario.

Y en ese sentido, el optar por un diseño tan radical y controvertido me parece muy arriesgado. Espero me equivoque, pero sería lamentable que en unos años, la marca le echara la culpa a las nuevas tendencias de mercado de la desaparición de este coupé tan emblemático de su gama de productos, cuando en realidad el problema se haya originado por un cambio estético malogrado y por tanto mal recibido por los clientes.