¿Cuántos casos de automóviles emblemáticos abandonados en medio de la nada nos hemos encontrado, y luego son regresados a la vida por algún entusiasta? Las historias son muchas y, además de tener un buen final para el auto, los resultados superan las expectativas.

¿Qué pasa?

Todos recordamos al emblemático BMW M3 E30 de los años 90´s; un cupé bávaro distinguido por contar con una dosis exacta entre lo deportivo y elegante que, además, se aderezaba con buen desempeño. Aquel unicornio dejó de venderse a mediados de la década pasada, y  muchos quedaron con el corazón triste por no haber podido hacerse de uno.

El tema no es tan trágico como parece, pues como era de esperarse, hubo autos que por alguna u otra razón quedaron perdidos en lugares inimaginables, como suele suceder con muchos modelos “especiales”; vamos, hemos visto Ferraris o Cobras polveándose dentro de un granero… Así que el caso de este BMW M3 E30 es la excepción.

Cuestión de suerte a parte, cuando el propietario de este auto lo encontró, apenas tenía las cuatro llantas y la mayoría de las piezas de la carrocería; no tenía motor y el interior estaba totalmente desmantelado, así que seguramente la pregunta que se habrá hecho sería: «¿y los voy a necesitar?»

BMW M3 1990 de 321 Hp, no tenía ni motor y regresó a la vida con un corazón de M3 E36.

Como se nota en las fotografías, la respuesta fue, no. El proyecto en el apartado mecánico no solo contemplaba resucitar este clásico moderno, sino hacerlo capaz de retar y superar cualquier deportivo moderno, así que luego de limpiar todo el chasis mediante sand blast (arena a presión), el trabajo bajo el cofre incluyó un swap de motor S50B32 de 3.2 litros procedente de un BMW M3 E36, cuidadosamente trabajado en los cuerpos de aceleración y válvulas. También renovaron muchos sensores, cambiaron bobinas, bujías, así como todos los fluidos y lubricantes. El sistema de escape de alto flujo también fue hecho a medida y está homologado, incluso cuenta con convertidor catalítico. La suspensión también se mejoró con un kit de coilovers ajustables; montaron rines BBS de 17 pulgadas y frenos procedentes también de un BMW M3 E36.

El motor se encuentra acoplado a una transmisión manual de cinco velocidades, el cual, al término de todas las modificaciones y restauraciones, desarrolla 321 Hp y 258 Lb-pie de torque, nada mal para un auto de los 90´s, ¿no crees?

BMW M3 1990 de 321 Hp, no tenía ni motor y regresó a la vida con un corazón de M3 E36.

Como te platicaba, el habitáculo no tenía nada como para pensar si quiera en una buena restauración, pero eso ya no importaba, lo más sensato era crear un ambiente interior con el que el auto pudiera transmitir sus nuevas capacidades, así que luego de algunas reparaciones menores, quedó listo para dar cabida solo a lo indispensable: asientos de cubo con cinturones de seis puntos firmados por OMP, volante MOMO, jaula antivuelco y un sistema para extinguir el fuego ante un eventual incendio en la cabina. Muchos botones e interruptores han sido recolocados en paneles de estilo muy Racing, y agregaron un display digital del especialista AiM MXS. De ahí en más, este M3 no tiene cubiertas plásticas, paneles de puertas, asientos traseros, u otra cosa no esencial dentro de una pista de carreras.

Por si te interesa, el portal de subastas Bring A Trailer está pidiendo $22,750 dólares por este BMW M3, un precio que, si hacemos cuentas, sigue siendo inferior al de cualquier M3 nuevo, la gran diferencia es que, si eres amante de los BMW, el performance y los track days, tendrás más de la mitad del trabajo realizado.

¿Invertirías tu dinero en un proyecto de este tipo, o compararías un auto nuevo?