Las compañías automovilísticas siempre intentan crear vehículos que se mantengan atractivos a lo largo del tiempo, pero la innovación inherente del sector provoca que algunos diseños queden desfasados en un espacio de tiempo muy reducido. Sin embargo, hay coches que se mantienen visualmente rompedores por muchos años que pasen; grandes clásicos que circulan por las diferentes ciudades del mundo y que siempre llaman la atención a los peatones que se encuentran disfrutando de sus calles. Uno de los coches que encajarían perfectamente en esta descripción es el popular Audi TT, una de las joyas de la corona de la compañía alemana. Es curioso ver cómo circulan con total vigencia los tres diseños que forman parte de la familia TT, un hecho que llama poderosamente la atención si tenemos en cuenta que el primer diseño es del ya lejano 1998.

El inicio de la aventura

La intrahistoria de su creación es muy curiosa. El primer TT intentaba presentar una mezcla equitativa entre sobriedad y rendimiento deportivo. De hecho, el lanzamiento al mercado del coche provocó un gran impacto sobre la marca, que necesitaba un vehículo de estas características para reforzar su filosofía. El coche fue presentado en el Salón del Automóvil de Frankfurt en 1995 y fue construido desde el año 1998 en la factoría de Audi en Győr, Hungría. Uno de los elementos más curiosos de esta historia es que entre el concept car y el diseño que finalmente se lanzó al mercado no hay casi diferencias estéticas. El coche fue un antes y un después. El interior también era espectacular, y ganó el premio al mejor interior del año 2000. El Audi de primera generación, el 8N, fue presentado en carrocería cupé en 1998 y descapotable en 1999. La producción finalizó el año 2006. También había mucha potencia donde elegir: 150CV, 180 o 225…

El Audi TT fue todo un icono del diseño, tanto su primera versión -que hemos descrito anteriormente- como la segunda. De hecho, fue un coche altamente deseado que protagonizó diversos sorteos, por ejemplo, en el año 2011 fue noticia ya que Pokerstars regaló un MK2 a un ciudadano de Guadalajara. Este hecho demuestra la importancia que tuvo el segundo modelo dentro de su segmento de mercado y su impacto mediático adyacente.

Segunda parte

El segundo modelo, conocido popularmente con el nombre de Audi TT MK2 o 8J, se presentó en 2004, y comenzó a ser producido en 2007. El diseño intentaba mantener la estética original e implementaba una serie de mejoras destinadas a hacerlo ligeramente más agresivo. El prototipo constaba de una carrocería hatchback de tres puertas y fue construido en aluminio en la parte frontal y acero en la zona posterior. Este movimiento buscaba otorgar al TT de un mayor equilibrio y versatilidad. El 8J presentaba tres versiones mecánicas, alejándose de las ediciones especiales, con 160 caballos y 211 en versión gasolina y 170 caballos en versión diésel.

Independientemente de las versiones anteriormente mencionadas, también se presentó el TTS de 272 caballos, una versión vitaminada y deportiva del modelo base y el TT RS de 340 caballos, una verdadera joya de la mecánica que se coronó con la versión RS Plus de ni más ni menos que 360 caballos. Las versiones RS implementaban también la tracción total quattro, convirtiéndolo en un coche muy divertido de conducir y con un espíritu deportivo total. El MK2 ganó una gran cantidad de premios como el Most Beautiful Car de Autobild o el Diseño del año del automóvil de 2007.

Presente y futuro

La tercera versión es la actual y la que aún se comercializa en los concesionarios de Audi de todo el mundo. Esta reformulación del modelo clásico ha eliminado las formas circulares y redondeadas y apuesta por un estilo más agresivo, más cercano a otros modelos como el popular Audi R8. Donde más ha evolucionado es en el diseño del interior, adaptado plenamente a los nuevos tiempos y apostando por el modelo multimedia, con una pantalla central donde aparece toda la información del coche. El MK3 se puede conseguir en 200 caballos en gasolina, 184 en diésel, en versión TTS con 310 caballos o en versión RS y 400 caballos de potencia.

Las informaciones y los rumores apuntan a que este será el último modelo del Audi TT tal como lo hemos conocido, y que en el futuro se apostará por un SUV eléctrico que acabará con una estirpe de coches míticos que aún siguen maravillando a los amantes del motor.